Blockchain

Miguel Rocher

Managing Director OPERPLUS (OP+)

Las nuevas tecnologías invaden todos los ámbitos de nuestra vida, tanto personal como profesional. Después de tantos años en la empresa, tratamos de reciclarnos en la medida que la vida laboral nos lo permite, aunque empiezo a pensar que algunos llegamos tarde.

De lo más intrigante y casi recién salido del horno me llega el Blockchain o Cadena de Bloques, en español. Sirve para todo, comercial, contratos, proyectos, finanzas, bancos y hasta contabilidad.

Aún recuerdo los libros de contabilidad con los que se trabajaba a mediados de los setenta, cuando empecé a trabajar. Estaban regulados por la Ley 16/1973 del 21 de julio sobre la reforma de los Títulos II y III del Libro Primero del Código de Comercio. BOE 176 de 24 de julio 1973, en las páginas 15047 a 15049. En su artículo treinta y seis, decía los libros que los comerciantes debían llevar, encuadernados y foliados, a los órganos de la Justicia Municipal del lugar donde tuvieran su establecimiento mercantil, para que antes de su utilización pongan en el primer folio de cada uno diligencia firmada de los que tuviera el libro. Se estampará, además, en todas las bajas de cada libro el sello del Juzgado que lo autorice. La formalización de libros y la legalización a que se refieren los párrafos anteriores, se efectuará en la forma y con las garantías que reglamentariamente se terminen, siendo preceptiva en todo caso la numeración sucesiva de folios y libros.

Las empresas tenían pasantes, que años antes llevaban manguitos y viseras, cuyo trabajo era anotar los asientos y apuntes en pluma con letra redondilla, de todos esos libros oficiales, Diarios, Inventario, Actas, Balances, etcétera. Cuando un pasante se equivocaba en el momento, o se daba cuenta de días anteriores, tenía que ir a esos órganos de la justicia municipal para salvar las enmiendas y/o raspaduras, con todos los documentos justificativos para demostrar el error.

Contabas con un libro que reflejaba un año fiscal, que era una información total y fidedigna de la empresa que, a su vez, estaba formada por centenares, miles de apuntes que desde el primero hasta el último estaban todos vinculados. Era un dato total, formado por centenares, miles de otros pequeños datos independientes, pero vinculados todos entre sí hacia adelante y hacia atrás de cada uno de ellos, de manera que no era posible cambiar un dato aislado sin modificar los anteriores y posteriores y siempre con el visto bueno de la autoridad competente.

Veamos, déjenme pensar acerca de que lo que estamos hablando que data de cincuenta años atrás. Miles de bloques de datos independientes, pero todos vinculados entre sí, protegidos por sí mismos, que todos juntos daban un bloque de dato final que era prácticamente imposible de violar. ¿Dónde he oído yo hablar de este sistema o algo parecido? ¿Va ser esto el blockchain?, porque si no lo es, se le parece mucho.

El pasado es experiencia que el presente aprovecha y el futuro perfecciona (Anónimo).

Relacionadas

 
Opinión

La pluma y el transporte

Managing Director OPERPLUS (OP+)

El Periodismo y la Logística tienen mucho en común, ambos vendemos servicios, opinión y consejos basados en opinión, formación y experiencia. También podemos decir que nuestro producto es intangible, humo como llaman en charro a lo que venden los chantas. 

 
Opinión

Tenencia y disfrute

Managing Director OPERPLUS (OP+)

En numerosas ocasiones he escuchado que las dos mayores satisfacciones que obtiene la persona que adquiere un barco de recreo son el día que lo compra y el día que lo vende.

 
Opinión

Mejor de vacaciones

Managing Director OPERPLUS (OP+)

Recién estrenado julio, a la espera de agosto, un par de meses de vacaciones, Ayuntamientos parados, Gobierno en funciones, propuesta investidura para finales de julio, quizás dejarlo para septiembre, o repetimos elecciones.  Los partidos jugando a los cromos, a ver cómo consiguen tener la mayoría en su álbum personal.